Internet es un bazar

7 11 2008

Un diario de cien años en la historia de Estados Unidos anunció uno de los hechos más reveladores para el negocio de la prensa. El Christian Science Monitor promete dejar de imprimir su última edición de papel en abril de 2009, para así potenciar su versión digital las 24 horas del día. Sólo quedará para la rotativa una suerte de revista semanal con reportajes dominicales.

Aunque conocido, el “Monitor” tiene una circulación reducida para un país como Estados Unidos: alrededor de 50.000 ejemplares diarios. Su director, John Yemma, cree que la publicación mantendrá cerca de 85% de sus lectores. “Estamos dando el paso del que está hablando, convirtiendo a la Web en nuestro periódico diario”, dijo en declaraciones de las que se hizo eco la publicación especializada Editor&Publisher.

Aunque con nombre cristiano, el CSM no tiene agenda religiosa. Cuenta con corresponsales en 19 paises

Aunque con nombre cristiano, el CSM no tiene agenda religiosa. Cuenta con corresponsales en 19 países

Yemma reconoce que pueden perder unos 5 millones de dólares de ingresos, pero añade que de entrada recortarán alrededor de 4 millones en gastos, por lo que confía en que llegarán al punto de equilibrio en cuestión de cinco años.

Las cosas están cambiando. No es sólo el trance del papel a la pantalla, o de los formatos físicos y en blanco y negro a portales digitales o blogs a color. El mundo ha mutado en una suerte de “gran bazar universal”. Es al menos lo que advierte el periodista A. Cordón en el libro Introducción a la Comunicación y la Información, con el objetivo de ilustrar una sociedad emergente en la que la vorágine informativa ha permeado en todas las esferas de la vida: “Cualquier individuo en cualquier lugar del mundo no sólo puede acceder a la información sino que también puede emitir cualquier tipo de información”.

Cambios que se vislumbran en cuanto a los contenidos

Periodismo tradicional

Periodismo digital

Hay un sistema vertical en el que los editores deciden la agenda. El usuario da críticas y sugerencias, que le hacen participar en la agenda.
El profesional produce contenidos genéricos dirigidos a un público que aunque trate, no conoce del todo. Se producen contenidos genéricos y también específicos, para un público que establece feedback.
El periodista trabaja para un formato específico: texto, sonido o soportes audiovisuales. Debe trabajar desde una perspectiva multimedia, que atienda al diseño de la interfaz y de la estructura de contenidos, así como la integración de textos, imágenes, sonido, bases de datos, programas, etc.

En estos tiempos de cambios, el emisor y el receptor son usuarios. De acuerdo con la guía de Comunicación Digital de Fernando Núñez Noda, antes: para grabar un programa de televisión se necesitaba una industria y para verlo un televisor. Hay diferencias de inversión y de maquinaria. Ahora: quienes producen información tienen equipos más accesibles y, prácticamente, las mimas computadoras que usan para recibir noticias. “De modo que los emisores, editores, DJs, locutores, etc, se han multiplicado y muchas páginas web exitosas han sido producidas por un estudiante en ropa interior.

Esa realidad ha cambiado la agenda noticiosa y aunque algunos no lo han notado, el periodismo ya no es el mismo de hace tan sólo 10 años. El flujo informativo, los procesos de producción de noticias, la forma de hacer publicidad y hasta las audiencias han sido afectadas por Internet.

Cambios que se vislumbran con respecto a los medios

Periodismo tradicional

Periodismo digital

La dinámica obliga a establecer horarios de cierre. La agenda noticiosa es inmediata y publica minuto a minuto.
Su capacidad de contextualizar la información está limitada al espacio o al tiempo del soporte que utiliza. Las herramientas hipermedia y el almacenamiento digital de la información permite un rápido acceso a contenidos antiguos. Así es posible contextualizar información. El profesional de la comunicación, por tanto, también se vuelve un documentalista.
Los contenidos son locales, por lo que todo el mundo habla y entiende el mismo idioma. La Web es mundial, lo que implica usuarios multiculturales y multilingües.

Los teóricos advierten que los mensajes masivos que suelen difundirse por los medios tradicionales para una gran audiencia, mutarán en informaciones personalizadas, para que diferentes usuarios puedan tener distintas versiones de un mismo mensaje primario.

Cambios que se vislumbran con las fuentes

Periodismo tradicional

Periodismo digital

El periodismo clásico parte de la necesidad de buscar noticias. En los medios electrónicos hay una saturación de información, que obliga a seleccionar la mejor. El trabajo, por tanto, es filtrar noticias entre mares de datos.
El periodista tradicional se guarda las fuentes para sí. Tiene la posibilidad de dar las informaciones reservando la identidad de sus protagonistas, para no perjudicarlos.  Como las fuentes son accesibles y además muchas, su jerarquización es lo más importante. Aunque no le está prohibida la reserva de la fuentes, el profesional debe mostrarlas para que no queden dudas de que son fiables
Anuncios




Hello world!

6 11 2008

Damas y caballeros, siéntense y pónganse cómodos porque el Sofá digital está libre para mirar a Web desde este rincón…